Eruviel y la candidatura tricolor

El hombre más influyente en el gobierno está fuera del gabinete. Sin embargo, sería iluso pensar que, a falta de dos años para la elección presidencial, el grupo de Videgaray ha tirado la toalla en la carrera por Los Pinos.
La lectura debe ser distinta: el clan de Videgaray se reagrupa para enfrentar las únicas dos elecciones que en realidad le importan: el Estado de México, donde Del Mazo parece no tener contendiente y puede ser que Luis Videgaray vuelva a hacer artífice de la victoria del PRI;  y la presidencial, donde es claro que Nuño y Videgaray no tienen posibilidades reales de competirle a Chong la candidatura priista.

Fuera de la contienda el líder y el secretario de educación, solo quedaría la carta de José Antonio Meade, pero su movimiento hacia la Secretaría de Hacienda hace suponer que no será él quien pelee con Chong la candidatura tricolor. La Secretaría de Hacienda es un gran escaparate, pero es, a su vez, el blanco de todas las críticas que en materia económica recibe el gobierno. Así, el movimiento de Meade hacia Hacienda no es precisamente el favor que se le hace a quien aspire a ser candidato desde el gobierno.

Ahora bien, si la caballada está flaca para enfrentar al poderoso Secretario de Gobernación, los reflectores pueden dirigirse hacia el Estado de México, porque ahí radica la clave del enroque peñanietista. El movimiento de Miranda hacia SEDESOL tiene como finalidad que alguien que conoce los vericuetos de la política mexiquense destine los siempre ilícitos recursos para la campaña del próximo año. El Estado de México no solo es clave, sino es vital para el grupo en el poder. Si pierden el Estado de México podrían enfrentar la elección presidencial sin tres Estados esenciales, mismos que en 2012 gobernaban: Nuevo León, Veracruz y el referido Estado de México. Además, una de las figuras fortalecidas con la salida de Videgaray es el gobernador del Estado de México. Eruviel sabe que Luis Videgaray es un operador confiable para la elección del Estado de México y que, además, un triunfo en su terruño le puede abrir las puertas a disputar con Chong la candidatura tricolor. Si Videgaray, Nuño y Meade -este último por su posición- no contenderán, él puede ser la opción de ese grupo para enfrentar a Chong en la interna priista. Tendría razón quien afirme que el hoy gobernador no es del agrado del grupo en el poder, pero tampoco hay que olvidar que los pactos entre Eruviel y Peña Nieto han favorecido a ambos, ya con candidaturas, ya con apoyos incondicionales. Y si Eruviel es la opción para frenar a Chong, el grupo en el poder no dudará en apoyarlo.

Así, la disputa por la candidatura tricolor tiene solo dos suspirantes: el secretario de gobernación y el gobernador del Estado de México. Este último, siempre y cuando logre los acuerdos con el grupo Atlacomulco  y con el clan de Videgaray. La ecuación no es fácil por los antecedentes de enfrentamientos entre Eruviel y el grupo en el poder, pero ambos bandos saben que no solo está en juego la candidatura presidencial, sino la de diputados y senadores. El pastel, pues, amerita olvidar rencillas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: